22 d’agost de 2005

LA FESTA DE LA COQUETA DE BENAVARRI


La Festa de la Coqueta se hace mayor.Casi 2.000 personas asistieron en Benabarre a la degustación de este producto elaborado artesanalmenteBlanca o negra, asada o hervida, la coqueta, también conocida como torteta, fue la protagonista en la noche del viernes en
Benabarre, donde se celebró la segunda edición de la fiesta de este producto gastronómico. Ante casi dos millares de personas, los organizadores del evento mostraron todo el proceso de elaboración y posteriormente se celebró una concurridísima degustación. La novedad este año fue el taller infantil, donde lo más pequeños también prepararon sus propias coquetas.BENABARRE.- La II Festa de la Coqueta celebrada en Benabarre en la noche del pasado viernes congregó a unas 1.800 personas que disfrutaron de las demostraciones de elaboración y cocción del producto pero, sobre todo, de la apetitosa degustación posterior. En total, se repartieron más de 2.000 raciones de este derivado del cerdo, conocido en otras partes del Alto Aragón como torteta. La capital cultural ribagorzana presentó una fiesta gastronómica popular y muy atractiva, cuya continuidad e incluso su ampliación con actos complementarios está garantizada para años venideros. Alrededor del fuego, que calentó la fresca noche benabarrense, los organizadores de la Festa de la Coqueta -Embutidos y Jamones Ribagorza S.L., Ros Bergua, Carnicería Saturno y Carnicería Casa Queu, con quienes colabora el Ayuntamiento, la Comarca de la Ribagorza y la Diputación Provincial de Huesca- elaboraron y asaron de forma artesanal unos 200 kilogramos de coquetas, equivalentes a más de 2.000 raciones. En tres espacios distintos ubicados en diferentes puntos de la Plaza de las Escuelas Pías, se habilitaron las mesas para las mandungueras, próximas a los calderos para el hervido; una gran hoguera para el asado de las coquetas preparadas previamente, situada en la parte superior; y una zona de reparto, localizada en la parte central de la Plaza, frente a la Casa de la Cultura. Aunque en esta segunda edición y, para acelerar el proceso, la mayoría de las coquetas se llevaron elaboradas previamente, las mandungueras, ataviadas con indumentarias tradicionales, ofrecieron una demostración de cómo se elabora la pasta de este producto alimentario tan arraigado en la localidad. Cuando la masa estaba lista, se puso en marcha una de las novedades de este año, el taller infantil de elaboración de coquetas para niños de entre 6 y 10 años. José María Salamero, de Embutidos y Jamones Ribagorza S.L., explicó que, “ante la demanda de niños interesados, hemos tenido que hacer dos grupos de diez niños cada uno, aunque sólo se había previsto uno, y los primeros han hecho coquetas blancas, mientras que los segundos han trabajado con las negras”. Elena FORTUÑO